Historia del origen del té en China

//Historia del origen del té en China

Leyenda: Según la leyenda popular China, el descubrimiento del té fue una casualidad. Su descubrimiento se atribuye al emperador chino Shennong, quien durante su reinado ordenó hervir toda el agua que estuviera destinada para el consumo humano. Un día, mientras hervía agua a la sombra de un árbol silvestre, una brisa desprendió varias hojas. Por suerte, las hojas cayeron al agua hirviendo. Como resultado la infusión desprendía un agradable aroma y despertó la curiosidad del emperador que decidió probarla, al hacerlo se sintió reconfortado y con una sensación de bienestar.

Historia: La primera referencia escrita sobre el té se debe a un cirujano chino que lo recomendó para aumentar la capacidad de concentración hacia el siglo III a.C. Hasta el siglo III a.C., la infusión se preparaba como medicina o tónico con hojas verdes de árboles silvestres.

Para garantizar una cosecha regular y ajustar la oferta a una demanda creciente, los granjeros empezaron a cultivar arbustos de té en sus pequeñas propiedades y se fue desarrollando un sistema de desecación y fabricación.

La popularidad del té creció rápidamente en China hasta el punto de entregar té como presente a los emperadores, e incluso existen documentos que demuestran que se usaban pastillas prensadas elaboradas con hojas verdes de té como trueque en las relaciones comerciales con los turcos.

Bajo la dinastía Tang (618-907 dC) el té ya no era solo un tónico medicinal, sino que se bebía tanto por sus propiedades reconstituyentes como por placer. Durante este periodo el té adquirió tal importancia que un grupo de comerciantes encargaron al escritor Lu Yu (733-804 dC) que compilase el primer libro sobre el té, como resultado creo el Cha Jing, conocido como El Clásico del Té, en el que se relataban los orígenes y características de la planta, el procesado de la hoja y la preparación de la infusión, las propiedades y calidades, así como las tradiciones que rodean su consumo.

Más tarde con la dinastía Song (960-1279 dC), la pastilla de té prensado se molía hasta obtener un polvo muy fino que se removía en agua hirviendo con el fin de producir un líquido espumoso. Después de tomar la primera taza se añadía más agua hirviendo al té en polvo, se batía de nuevo y se bebía.

Sin embargo, este esplendor del té acabó drásticamente cuando a principios del S XIII las tribus nómadas que habían habitado los límites noroccidentales del imperio fueron sometidas por Gengis Khan. Bajo su mando en el año 1215 conquistaron Pekín. La dinastía Song se retiró y pudo seguir gobernando en el sur, pero en 1279, Kublai Khan, nieto de Gengis Khan, logró apoderarse de todo el país.

A la muerte de Kublai Khan comenzó a gobernar en China la dinastía Ming (1386-1643 dC), la cual trató de restaurar el esplendor perdido y como parte de ello se volvió a practicar la ceremonia del té. Fue precisamente en esta época cuando se inventó el proceso de fabricación del té verde tal como se sigue utilizando en la actualidad.

En 1644 China fue de nuevo conquistada, esta vez por los manchúes, quienes establecieron la dinastía Quing que permanecería en el poder hasta el año 1912. Durante la dominación Quing se inventaron los diferentes métodos para controlar la fermentación del té, lo cual dio como resultado las variedades Oolong y té negro. Desde entonces y paralelamente al interés mostrado por otros países, las variedades del té se multiplicaron de un modo incesante.

Historia del origen del té en China
5 (100%) 2 votos

2019-01-07T08:00:54+00:0030 septiembre 2015|Historia del té|Sin comentarios

Deje su comentario